INFORME SOBRE PACIENTES CON HACRE EN EL PAÍS

La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:

 

Dirigirse al Poder Ejecutivo a fin de solicitar que, a través del organismo que corresponda, tenga a bien remitir a esta H. Cámara información precisa y detallada sobre los siguientes puntos:
1. Si la autoridad sanitaria cuenta con un registro actualizado de pacientes con Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico (HACRE) en el territorio nacional, y que programa y partida presupuestaria tiene asignados para asistir a esta problemática regional.
2. Si la autoridad asistencial cuenta con un sistema o programa para el acceso al agua segura de las poblaciones vulnerables, y cómo articularía su ejecución con las provincias afectadas por HACRE.
3. Sírvase detallar en qué estado de ejecución operativo y presupuestario se hallan las obras de infraestructura y ambientales acordadas entre el Estado Nacional y el Gobierno de la Provincia de Salta destinadas a la provisión de agua potable y de saneamiento hídrico.
4. Si se ha coordinado con instituciones académicas nacionales, acciones tendientes para el desarrollo de nanotecnologías, como técnicas innovadoras de bajo costo y alta accesibilidad, que sirvan para complementar los métodos convencionales destinados a la remediación de los ecosistemas contaminados con arsénico y demás sustancias tóxicas.
5. Sírvase indicar cualquier otra información que sume al presente.

 

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

 

El arsénico tiene la particularidad de acumularse en el organismo, por lo que su ingesta se vincula a patologías asociadas cada vez más severas. En esas circunstancias, el estado sanitario de la población expuesta es muy importante ya que la tolerancia es variable para las mismas dosis ingeridas.
En el territorio nacional y en la provincia de Salta en particular, existe una amplia franja poblacional susceptible a las enfermedades de origen hídrico y, en el caso de arsenicismo individuos con deficiencias en vitamina C, o con algún grado de desnutrición, se constituyen en pacientes de alto riesgo por lo que esta enfermedad constituye una patología de carácter social.
Hasta el momento se han publicado acciones oficiales del gobierno local destinadas a la adopción de políticas paliativas, como los acuerdos de cooperación entre el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y la cartera de Ambiente y Producción Sustentable de la Provincia; obras iniciadas por la Secretaría de Recursos Hídricos de Salta en la escuela de Pelícano Quemado; la colaboración de la empresa Aeropuertos Argentina 2000 con el aporte de materiales; obras de infraestructura de agua y saneamiento proyectadas por $2.000 millones en distintos puntos de Salta; hasta la asignación a las secretarías de Recursos Hídricos y Obras Públicas de partidas destinadas al nuevo acueducto que abastecerá a la localidad de San Antonio de los Cobres desde El Acay, en reemplazo de fuentes con alto contenido de arsénico; y los proyectos ejecutivos por 800 millones de dólares anunciados por Aguas del Norte que contempla la planta potabilizadora y el acueducto que abastecerá a la zona norte de la ciudad de Salta y Vaqueros desde el dique Campo Alegre, con un costo estimado de 50 millones de dólares de inversión y 100.000 beneficiarios, por mencionar algunos de los anuncios.
Sin embargo, todas estas iniciativas parecen insuficientes medidas coyunturales a una problemática cuya génesis estructural responde a factores naturales y/o antrópicos.
Efectivamente, la mayor parte del agua extraída del subsuelo de las 16 provincias afectadas por los altos contenidos de este metal tóxico y cancerígeno, como Salta, Jujuy, Tucumán, La Rioja, Catamarca, San Juan, Chaco, Santiago del Estero, San Luis, Mendoza, Córdoba, Santa Fe, La Pampa, Río Negro, Neuquén y gran parte de la provincia de Buenos Aires hasta la costa atlántica; proviene de sedimentos finos de origen eólico, productos de la orogenia andina, ricos en vidrio volcánico (vitroclastos) y responsables de los elevados contenidos de arsénico, flúor y vanadio entre otros elementos, presentes tanto en las aguas superficiales como subterráneas.
A dicha particularidad territorial natural, se suma el hecho puntual que muchas localidades del interior salteño carecen de redes cloacales y sistemas de tratamiento adecuados.
Por ejemplo, en Santa Victoria Este, localidades de San Martín y Rivadavia ubicadas sobre la ruta nacional 81 y en Rivadavia Banda Sur si bien se proyectaron obras de agua, redes cloacales y sistemas de tratamiento con lagunas de estabilización a través del Plan Hábitat, se están ejecutando actualmente con las demoras ocasionadas por los eventos climáticos adversos de reciente data.
También en Tartagal, donde los cortes de servicio son permanentes, Aguas del Norte contrató, oportunamente, obras por más de $147 millones con recursos del Plan Bicentenario. El proyecto en ejecución comprende al acueducto Yacuy-Tartagal, una nueva cisterna en Villa Güemes y obras complementarias, sobre el que se desconoce a cuánto asciende hasta el momento lo erogado.
En San Ramón de la Nueva Orán muchos barrios tienen el mismo problema crónico. En otros municipios de ese departamento, en más de una escuela, el suministro vital para maestros y alumnos depende de canaletas que cosechan agua de lluvia para evitar que beban de pozos contaminados con arsénico. Distintas localidades oranenses tienen iniciadas obras de agua y cloacas.
En el largo listado de soluciones pendientes, la nueva planta depuradora de la ciudad de Orán es una de las más reclamadas. El proyecto, previsto originalmente en el Fondo de Reparación Histórica (FRH), sufrió un largo retraso por problemas relacionados con la ocupación del sitio de emplazamiento de los nuevos sistemas de tratamiento y colectoras complementarias.
Si bien las obras y acciones comprometidas a mitigar y tratar de solucionar esta problemática crónica, hacen a la solución estructural en el corto y largo plazo, existen en el mundo alternativas para una rápida y segura solución sobre la provisión de agua segura en las poblaciones más vulnerables. Y ello gracias a la aplicación de nanotecnologías para la remediación de suelos y aguas que han dado resultados muy positivos en el continente africano, India, y países latinoamericanos como Chile y Perú. Argentina desarrolla importantes investigaciones en universidades nacionales como la de San Martin (UNSAM) y la de Rosario (UNR).
Por las razones expuestas, señor Presidente, y por considerar que esta problemática requiere soluciones y respuestas precisas por sus derivaciones sobre la salud y bienestar de las comunidades y sus hábitats, solicito el acompañamiento de mis pares para la aprobación del presente pedido de informes.

1 comentario de “INFORME SOBRE PACIENTES CON HACRE EN EL PAÍS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *